fbpx
¿Por qué Pilar y Maschwitz son un gran sí para una escapada de fin de semana?

Algo tiene esta época del año que en el plan que sea (amigos, parejas, familia) nos invita a agarrar el auto, y a dejarnos llevar por la ruta y por lo que propone el camino. ¿Cuántas veces visitaste lugares tan conocidos, y en algunos casos al paso, pero con la mirada de turista? O mejor aún ¿De #traveleros? En esta oportunidad te proponemos resignificar dos destinos con encanto propio: Maschwitz y Pilar. Agarrá todo lo que necesites, que comenzamos este micro-viaje, pero con el mismo disfrute de siempre. A casi 14 kilómetros de distancia de Capital Federal, el primer stop lo hacemos en Pilar.

Primer tramo: Pilar

Para quienes no pueden (o no quieren) dejar de hacer shopping como actividad propia de fin de semana, Las Palmas de Pilar reúne todo en un sólo lugar. ¿Por qué visitarlo? Sobre todo porque fue el primero de la zona (inaugurado en 1998). Más allá de los locales comerciales (alrededor de 100), los lugares de esparcimiento y entretenimiento, el diseño inspirado en el estilo de vida pilarense es el detalle a destacar. Zonas parquizadas, fuentes de agua y tejas. Es el mix perfecto para estar en un espacio cerrado sin sentirse asfixiado. ¿Quién dijo que una tarde de shopping sólo puede ser aburrida? A veces, pasar horas en un mismo lugar es sinónimo de disfrute. Hay quienes se animan a extender sus límites y argumentan que es el sitio indicado para conectarse con uno mismo mientras se goza de lo último en tendencias. ¿Será?

Para aquellos que están en el grupo de enfrente y para quienes fin de semana sólo es sinónimo de aire libre y de naturaleza, la reserva natural es la alternativa (también llamada reserva urbana). Se trata de un nuevo espacio verde protegido a orillas del río Luján. Como es un lugar que se inunda por las crecidas (aunque esto no es un impedimento para visitarla) las especies que la habitan están especialmente adaptadas. Muy darwineano todo. Su patrimonio biológico cuenta con más de 200 especies de aves, 15 de mamíferos (el lobito de río es uno de los reyes, por ser escaso en la zona), 12  de peces, 10 de anfibios y de reptiles. Punto aparte para las de insectos, entre las cuales se destacan las bellísimas mariposas. Es un placer ver batir sus alas. En cuanto a la flora, las especies ascienden a 100; entre ellas, el ceibo, el sauce criollo y el aliso de río (vegetación característica del delta del Paraná). Porque siempre es una buena opción respirar aire puro.

Si Pilar se transforma en tu destino en team de amigos, Temple Brewery se alza como el hit del nuevo polo cervecero. Si te suena el nombre estás en lo correcto porque es parte de la familia del clásico Temple Bar, de Capital. ¿Por qué resulta interesante visitarlo? Obviemos el dato de que una buena birra siempre tiene un sí como respuesta, acá el disfrute es por partida doble: tomás una cerveza en el mismo lugar en donde se fabrica (algo no tan común). No más preguntas. La idea es que seas parte del proceso, y una buena opción (sobre todo si podés adelantar tu fin de semana y comenzarlo el viernes) es inscribirte previamente para realizar su tour guiado. Además, se destaca por la filosofía de la sustentabilidad: a través de la reutilización de maltas para realizar pizzas y pan para las hamburguesas. Ahora sí, la consigna más importante: ¿Qué elegir? La cerveza del día (a precio promocional) ) acompañada por empanadas fritas.

Otro de los imprescindibles para visitar que linda entre nuestros ejes de comer y descubrir es La Plantación. ¿Por qué? Porque en este lugar, además, del restaurant que funciona los días viernes y sábado (y por la noche) conviven otros locales: de deco, como Tapue, Quechulo, Joahnn; para relajarte con masaje Feldenkreist gracias a Marcela Posse; y la  Alianza Francesa. Atención, si optás por cenar en el restó, lo ideal es reservar porque no es muy grande y hay mucha demanda. Y si vas un fin de semana, te recomendamos ver previamente la opción de cursos y talleres; quizá podés dar con alguno a tu medida y acorde a tus ganas. ¿Quién dijo que no puede aprenderse algo nuevo en nuestro tiempo de relax?

Si tu idea es hacer noche y descansar para luego dirigirte al próximo destino (Maschwitz) podés optar por Sheraton Pilar Hotel & Convention Center, o el lujo en materia de hospedaje. Mencionar esta cadena de hoteles ya es hablar de todo un capital simbólico que conocemos, y que se traduce en servicio premium a toda hora. Aquí la tranquilidad se respira más allá de sus opciones de spa y masajes. ¿Qué pasa si justo coincide que te toca un día de lluvia (y con niños)? No hay nada por qué preocuparse: cuenta con pileta climatizada. Además, tiene un programa de recreación para los más pequeños. Y para los adulto amantes del deporte: gimnasio, cancha de tenis, beach volley y basquet. Entre sus instalaciones te invitamos a disfrutar de su restaurante Las Vasijas (desayuno, almuerzo y cena de gastronomía internacional) y de Don Giovanni Restaurante que, aunque ni falta hace explicarlo, su especialidad es la comida italiana ¿Una de las estrellas de este lugar? Su parque inmenso y bellísimo.

Otra de las opciones en materia de hospedaje es La Posta del Pilar, ubicado en el barrio Fátima. El contacto con la naturaleza es parte del adn de este lugar y una clara invitación a relajarte en un clima de total tranquilidad. Su particularidad es que si bien no deja de ser un hotel, es de tipo rústico y rural. Suponemos que ya te estás haciendo una idea de lo que se trata, ¿no?. Con estilo de campo donde la parquización es una obra de arte (natural) en sí misma. Además, cuenta con bar y restaurante propios, por lo cual si en tu plan de desconexión es total, no necesitás moverte del lugar porque contás con todas las comodidades. ¿Su plus? La excelente atención, que no es un dato menor si de vivir experiencias hablamos.

Segundo tramo: Maschwitz

Si sos amante de la lectura, sabés que un gran aliado para el tiempo de viajes es un buen libro. En Bibliocabina, ubicada en la plaza central, te facilitan las cosas. Esta especie de biblioteca pública y gratuita, con la característica de estar en una cabina, es la única del país. Su inauguración fue en 2013 (previas semanas de limpieza y restauración) y el objetivo principal no es tanto ser una biblioteca (de hecho, la localidad tiene) sino la idea de intercambiar y concientizar. ¿En qué sentido? Nadie va a controlar que te lleves un libro y que lo devuelvas, sino que la misma dinámica va a permitir que lo hagas: entrar, elegir, leer, devolver y compartir. Disfrutar de la plaza leyendo es una gran opción antes de emprender una nueva parada. Dato a tener en cuenta: la llave de la Bibliocabina se consigue en la herrería de la calle Maipú.

Sinónimo de belleza. Así podemos definir a Mercado de Maschwitz, una especie de galería a cielo abierto donde abundan los objetos vintage, los vitreaux y los carteles antiguos. Bajo el concepto de los antiguos mercados, aquí se encuentra todo. Funcionan entre otras cosas: una panadería (deleitate con la facturas de esta fábrica de pan), verdulería, pescadería, carnicería y farmacia. Este paseo propone sentarse a comer algo rico, a beber un té por la tarde o, simplemente, perderse entre su múltiple oferta y dedicarse horas a recorrerlo y contemplarlo. Algo así como un lugar soñado, y qué bien se siente.

Descubrir que QUO Container Center, se creó a partir de 60 containers marinos en desuso del puerto de Buenos Aires ya genera curiosidad. Ante una original propuesta no podemos más que querer visitarlo. Se trata del primer centro comercial sustentable de Argentina que agrupa locales gastronómicos, de diseño, de decoración y arte. Por supuesto abogan por la sustentabilidad y el respeto del medio ambiente. A través de su estructura buscan concientizar, difundir y promover prácticas sostenibles. A su vez, sus creadores piensan que el arte debe formar parte de la vida cotidiana (convirtiéndose en arista mportante de nuestra calidad de vida), por eso la estética cumple una función fundamental en su diseño. ¿El resultado? Un ambiente agradable a la vista, pero al mismo tiempo lúdico donde la arquitectura y la naturaleza invaden el espacio.

Dicen que, a veces, los mejores lugares se conocen de casualidad y se convierten en gratas sorpresas. Y en otros casos, en clásicos para siempre. Este parece ser el caso de La cocina del Vikingo que se traduce en el combo de comida superlativa y atención por igual. Se trata de algo diferente, de una apuesta audaz al típico abanico gastronómico que podemos encontrar en Maschwitz. Como era de esperar, le hace honor al concepto de vikingo, un local simple y sobrio, pero no por ello menos cálido. Su dueño, además, es el cocinero del lugar y quien se encarga de atenderlo. Para quienes busquen cocina de autor, platos nórdicos, sabrosos y abundantes, ya encontraron lo que querían.

Porque para muchos fin de semana es lo mismo que decir parrillada, para esta localidad es Ley Primera. ¿Será que no hay como el asado y todo lo que conlleva para unir a diferentes personas? No sabemos a ciencia cierta, pero sí estamos en condiciones de afirmar que este restaurante parrilla suma varios méritos. Con propuestas tanto interior como exterior anima al encuentro. Clima totalmente agradable sumado a la calidad de cada plato que hace que uno quiera volver, tantas veces como sea posible. Porque aún cuando nos trasladamos queremos sentirnos como en casa. Si no sos amante confeso de la carne, pero querés acompañar a quienes sí lo son, te recomendamos su propuesta de pastas, pescados o ensaladas. Y si lo visitás durante la semana podés probar su menú ejecutivo. Recomendado: el típico asado criollo. ¿Podía ser de otra manera? Dicen que “La carne, una manteca. Porque esa es la Ley Primera”. Estamos seguros de que ya te convencimos para visitarlo. Claro, comer bien debería ser ley.

Va concluyendo nuestra escapada, y nada mejor que descansar antes de emprender el regreso. Cabaña Verde Lavanda, en el barrio Carolina, te garantiza esas horas de sueño previo. Luminosa, construida en madera y rodeada de árboles, te brinda el entorno ideal para relajarte y desconectarte. Sus enormes ventanales de vidrios que dan al exterior con un verde intenso lo confirma. Espacios de descansos y de encuentros con quienes compartimos nuestro viaje, sumado a una biblioteca propia para coronar el día a pura lectura y ritual del acompañamiento silencioso. Sus muebles de madera ya hacen de este espacio un lugar acogedor y agradable de todo huésped.

Cabaña Verde Lavanda se puede reservar a través de Airbnb.

Seguí leyendo

Con destino a Tigre

Con destino a Tigre

Hay lugares que parecen adaptarse literalmente a los deseos de quienes lo visitan. Algo así como un elige tu propia aventura. Ese parece ser el caso de Tigre, que cuenta con planes para todos: para quienes sólo quieren ir a pasar el día; para los que buscan alejarse...

San Antonio de Areco: Encanto turístico a pocos kms de Capital

San Antonio de Areco: Encanto turístico a pocos kms de Capital

Sabemos que el concepto de viajar ya dejó de ser exclusivamente sinónimo de grandes distancias y tiempos de traslados. Creemos que viajar, hoy por hoy, tiene más que ver con sensaciones. Y en #Travelera nos gusta sentir. Siempre. Te proponemos el próximo destino de tu...

Culto al vino: la expansión de los wine bars

Culto al vino: la expansión de los wine bars

Porque no hace falta una excusa cuando se trata de una copa de vino, ya sea acompañado o en solitario. Sabemos que es el maridaje perfecto para un sinfín de comidas, y para crear momentos que se transforman en recuerdos. Seguramente, cuando lo cotidiano se vuelve...